Odontopediatría



La salud oral y el correcto desarrollo de la boca forman parte de la salud general en el niño. Desde el nacimiento hay que explorar la cavidad oral para detectar posibles anomalías. Si no existen alteraciones, un buen momento sería cuando comienzan a salirle los dientes (6 meses - 1 año). Es aconsejable que el dentista esté acostumbrado a atender niños, y sobre todo que tenga una visión integral del mismo.

 

Cuando comienzan a aparecer los dientes de leche las visitas periódicas al pediatra y al dentista son recomendables, y durante el recambio de los dientes, fundamental.

 

Estas visitas deben mantenerse a lo largo de la infancia y la adolescencia.



¿A qué edad tienen que cepillarse los dientes los niños los dientes?

 

El cuidado, limpieza o higiene de la cavidad oral, debe realizarse desde el nacimiento. La higiene o limpieza de las encías ha de efectuarse tras cada toma de leche con gasa estéril. Cuando erupcionan los primeros dientes, existen en farmacia dediles de caucho y pequeños cepillos que los padres pueden utilizar para introducir al niño en el hábito de la higiene bucal. Una vez que el niño es más autónomo, puede realizar su higiene diaria con un pequeño cepillo y sin pasta dental, bajo la supervisión de los padres, y una vez al día deben realizarla los padres. La pasta dental puede usarse a partir de los 3 años de edad, y debe ser fluorada (no superando una concentración de 1100 ppm); en las farmacias existen cepillos y pastas adecuadas a estas edades.

 

¿Cuántas veces al día deben cepillarse los dientes?

 

El cepillado debe realizarse después de cada comida (desayuno, almuerzo y cena). Debemos destacar que es muy importante que tras el último cepillado, antes de dormir, no deben ingerirse alimentos ni bebidas a excepción de agua. Por ello la higiene dental que se realiza antes de irse a la cama es la más importante.

 

¿Hay que tratar los dientes de leche?

 

Si. La dentición temporal, aparte de su función estética, masticatoria y fonatoria, cumple la misión de ser guía para la dentición permanente o definitiva del niño. Si tiene caries auque sea en la dentición temporal, hay que tratarlas porque la caries es una enfermedad infecciosa en el diente e influye, como cualquier otro proceso infeccioso, en el resto de su organismo alterando la salud. Por otro lado, si se pierde prematuramente un diente temporal, el permanente puede no tener espacio para erupcionar, ocasionando maloclusiones en la dentición definitiva. Por lo tanto se deben prevenir las pérdidas y, si ello fuese inevitable, colocar un mantenedor de espacio hasta que erupcione el definitivo correspondiente.

 

¿Que son los selladores?

 

Los selladores son un método preventivo de caries en los niños. Consiste en la aplicación de un material resistente en los surcos y fisuras de las muelas. Este material impide que las bacterias productoras de caries se introduzcan en ellos, y su aplicación es indolora, y por lo tanto, se realiza sin necesidad de anestesia. Son un método de prevención rápido, eficaz y fácil de aplicar.

 

¿Tengo que darle a mi hijo suplementos de flúor?

 

En primer lugar hay que tener en cuenta la zona en la que viven las familias y saber si el agua de la zona está o no fluorada. Si lo está, debe conocerse su grado de fluorización; si no lo está, deben los padres consultar al pediatra y llevar al niño al odontólogo para determinar si, según la edad y estado oral, es necesario su empleo. Un exceso de flúor, podría ser más perjudicial que beneficioso en el niño.

 

¿Cómo actuar si el niño sufre un golpe en los dientes de leche?

 

Cuando el niño comienza a andar los dientes temporales del grupo anterior suelen estar ya erupcionados; es por lo que estos traumatismos afectan a estas piezas con mayor frecuencia. Ante un golpe en la boca, lo primero es mantener la calma, ya que las zonas periorales y las encías, al estar muy vascularizadas, sangran con gran facilidad. En estos casos es muy importante acudir al dentista lo antes posible, el cual, realizará el correcto estudio y diagnóstico de las lesiones; aconsejará o no el uso de antibióticos y las medidas higiénicas adecuadas. Si existe pérdida de algún diente, no se debe intentar recolocarlo como hacemos con un diente definitivo, porque, entre otras cosas, puede dañarse el germen del diente permanente que se encuentra debajo.

 

Mi hijo rechina los dientes ¿qué puedo hacer?

 

El mal hábito de rechinar los dientes, llamado bruxismo, puede darse tanto de día como de noche, siendo más frecuente por la noche. Suele aparecer en los niños entre los cuatro y seis años de edad. Los factores desencadenantes pueden ser diversos, se relaciona con frecuencia con niños hiperactivos y situaciones de estrés. Si el hábito se mantiene, produce serios desgastes en los dientes, dando lugar a dolor dentario y de la musculatura perioral. Los padres deben consultar con el dentista infantil para su correcto diagnóstico y poner en marcha las medidas terapéuticas oportunas, que pueden ir desde tratamiento por un psicólogo con técnicas antiestrés, hasta la utilización de accesorios protectores para prevenir el desgaste.